lunes, 28 de septiembre de 2009

Las rentas medias

Ya conocemos todos lo que desde hace días era prácticamente una certeza: que el inminente incremento tributario afectará al IVA, a las rentas de capital y a la supresión de la deducción de los 400€. No soy contrario a la subida de impuestos, menos cuando es tan leve, pero sí soy en cambio muy exigente con el destino de los fondos públicos, no siempre bien administrados, según demuestran, por ejemplo, muchas obras del Plan-E. Y es que sólo a un gobierno que no cree en el Estado se le ocurre ceder a los ayuntamientos, esos que tanto han hecho por nuestro desarrollo urbanístico, la gestión de una inversión de tal calibre.

Ya dije aquí que, echando cuentas, resulta irritante que los 15.000 millones que ahora faltan al Estado sean esos mismos que perdió por medidas tales como la del cheque-bebé, la bajada de los impuestos sobre la renta y de sociedades y la supresión del de patrimonio. Todo un tongo eso de pretenderse socialista cuando se bajan los impuestos indirectos sufragando las pérdidas con la subida del IVA. Nos deben de tomar por tontos, tanto a un lado como a otro de este páramo político, pues los socialistas pretenden que creamos que la reforma fiscal afecta sobre todo a los ricos mientras que los conservadores desean que pensemos, en esa búsqueda universal del centro inexistente, que esta subida la pagaremos exclusivamente las rentas medias (entre las que me incluyo, al menos en su estrato más modesto).

Eso que denominan rentas medias son en realidad ingresos que se han visto severamente mermados, aquí como en el resto de Europa, en las últimas dos décadas. Basta con comparar el poder adquisitivo y la estabilidad laboral de un médico, de un profesor o de un obrero a mediados de los años ochenta con sus homónimos actuales. Hasta en el seno de una misma empresa --como nos recordaba Enric González hace poco sobre PRISA-- existe la neta división entre la plantilla antigua, con puesto fijo y salarios altos, y la nueva, de contratos temporales y remuneración irrisoria. No por casualidad el INE demostró hace poco con su mapa salarial que ese español medio al que todos desean dirigirse, lejos de ser de clase media, no cobra más de 14.000€ brutos anuales. Nosotros, en definitiva, nos las tenemos que arreglar con sueldos misérrimos, con jornadas interminables y con precios estratosféricos como el de la vivienda, algo más o menos novedoso respecto a la Europa de las décadas posteriores a la II Guerra. Y que yo sepa, esa permanente devaluación de las rentas medias no sólo es que no sea en absoluto creación del malvado Zapatero, sino que es una de las consecuencias más palpables de ese capitalismo defendido por los conservadores... y los socialdemócratas con el pretexto de la competitividad, la eficiencia y demás retórica alienante.

Si las rentas medias ya ni existen y son más bien bajas, ¿a quién se refieren entonces? A sus potenciales votantes. Unos, los del gobierno, hablan de que suben impuestos a los ricos porque se dirigen al parado al que hay que pagar la prestación, para quien un salario de 1500€, comparados con sus 420€, debe de ser una fortuna. Lo coherente por su parte sería, en caso de sentirse liberal, apostar por crear trabajo, y en caso de concebirse como socialista, fomentarlo con medios públicos --algo que ya hacen, aunque de modo superficial y episódico-- o, si les da por la audacia redistributiva, crear directamente el derecho ciudadano al salario mínimo. Otros, los de la oposición y ahora los de El País, hablan de que se lo suben a las rentas medias porque se dirigen al pequeñoburgués ilustrado con la intención de que no vea protegidos sus intereses (monetarios) con este gobierno, dejando a un lado que buena proporción de ellos va a ver mejorada su situación con la nueva bajada del impuesto de sociedades para las pequeñas empresas.

Ambos, por desgracia, dejan de anotar que esta subida será pagada, como siempre, por quien tenga nómina y, sobre todo, por todo aquel que consuma y no cuente con sociedades que le permitan recibir el IVA de sus compras. Y en este último caso entran todas las rentas, incluso las de quienes no están siquiera en la categoría de rentas medias y cuya falta de formación, perspectivas y consistencia, además de alejarlos de la economía oficial y del voto y con ello de la vista de nuestros políticos los aproxima al consumo desaforado, sin criterio y gratuito y con ello a una notable contribución por el citado impuesto.

Ambos también parecen estar de acuerdo en que lo verdaderamente impracticable, por mucho que se practicase entre nosotros hasta anteayer, es aumentar los impuestos a los ricos, subiendo el tipo máximo del IRPF a las rentas superiores a 60.000€, haciendo mucho más progresiva la recaudación por rentas de capital, recuperando la tributación por patrimonio, fiscalizando la especulación bursátil y obligando a la reinversión de beneficios en la economía productiva. Confluyen en esto porque piensan, o bien que al rico le cuesta poco evadir impuestos y es estéril intentar que contribuya, o bien que al rico no es bueno ahuyentarlo con altos tributos para que así continúe invirtiendo y generando riqueza. Desconocen de este modo, ambos por igual, que de esa forma declinan ante el fraude y lo legitiman y que la riqueza basada en la especulación y en su propia y autónoma reproducción en poco o nada repercute en el país, pudiendo incluso empobrecerlo, al exigir servicios, infraestructura, leyes y protección sin dar nada o muy poco a cambio.

4 comentarios:

Mar Fernández dijo...

Dos precisiones: no hace falta que los que estamos en la parte de mas abajo de la tabla de la renta estemos abocados al "consumo desaforado, sin criterio y gratuito". Es que cuando ganas poco, es inevitable que te lo gastes todo, con lo cual nos afecta mas que a nadie la subida del IVA. Esto lo explicó muy bien Hugo Martinez Abarca, cuyo blog creo que ya conoces, en http://blogs.tercerainformacion.es/iiirepublica/archives/2956

Segunda precisión: normalmente el tener bajo nivel de ingresos esta asociaciado con el bajo nivel cultural, y por lo tanto con bajos niveles de cultura política. Pero no hay mas que ver los datos de empleo de los recién titulados para darse cuenta de que eso esta cambiando y que hay cada vez mas un sector de población ya no tan joven , con un alto nivel cultural, y condiciones laborales muy precarias con los que deberían empezar a contar si quieren que les votemos a alguno.

Dick Turpin dijo...

Jeje, no te sientas interpelada, hombre. Yo no me refería precisamente a una licenciada en ciernes que por ahora cobra poco, sino a los miles (cientos de miles) de personas que habitan en arrabales, periferias y demás polígonos populares que viven del estraperlo y de la economía sumergida y que suelen ser consumistas compulsivos de coches, electrodomésticos, móviles y un largo etc. Si se quiere que tribute también la economía sumergida, la mejor manera es subir el IVA desde luego, pero esos contribuyentes tan generosos no entran ya en la categoría de las rentas medidas de la que habla ahora todo quisque.

Y, en efecto, creo que de mi post se deduce claramente que aquellos que aparentemente integramos las rentas medias, pero que en realidad tenemos un poder adquisitivo bastante menoscabado cuando no ridículo y de mera y estricta supervivencia, nos caracterizamos por tener un nivel cultural por lo menos apreciable. No quería desde luego decir otra cosa, pero está bien que me hagas precisiones para darme así pie a que yo precise mis palabras

Un abrazote

Anónimo dijo...

Pues si, señor Dick Turpin nos han tomado por tontos, pero además yo creo que o lo somos realmente o nos hemos resignado a tragar con todo lo que nos echen, porque vamos lo de estos dias ( anuncio de subida de impuestos) y lo que llevamos escuchado, no tiene por donde cogerse. El señor Blanco, por ejemplo, dice que la subida es para que siga habiendo gasto social, osea se paga a los debiles con el dinero sacado a otros debiles ¿no?, pero es que somos bobos o que?. Bueno y no sigo. mientras seguimos cobrando durante años y años los mismos sueldos de miseria, el BBV deja 52 millones de euros de jubilación a un alto cargo de su banco...sin comentarios.... Mientras los trabajadores, parados etc no pasemos a la acción y nada de manifestaciones, a ocupar bancos, que no puedan abrir en todo el dia, radio televisones , parlamentos etc. que se enteren de una vez por todas que estamos hasta los c. de todos estos politicuchos... Lo siento. hoy tengo el dia revolucionario pero es que la subida de impuesto ha colmado el vaso....un saludo.

Dick Turpin dijo...

Comparto tus ansias, más que de revolución, de participación activa y movilización algo más visible contra algunas medidas que nos desprecian como ciudadanos. Al final se está produciendo una escisión bastante grave entre la casta política y la ciudadanía. Creo que nunca estuvimos tan lejos ni hablamos lenguajes tan distintos. No es nada nuevo de todos modos, sino una consecuencia de algo que lleva fraguándose más de veinte años...

Un saludo